El metaverso: ¿Serà el futuro de nueva realidad?

El constante avance tecnológico que estamos experimentando estos últimos años ha dado lugar al nacimiento de todo tipo de invenciones que han supuesto un antes y un después en nuestro día a día: plataformas de contenido online, redes sociales, servicios de mensajería instantánea, aplicaciones… entre muchos otros. Uno de los avances más significativos de los últimos tiempos, Internet, vió su llegada “profetizada” en el artículo científico de Vannevar Bush “As we may think“, redactado en 1945.

Los grandes líderes en tecnología parecen apuntar a otro de esos conceptos de los que se habló hace años y que, tras recientes menciones, están mucho más cerca de convertirse en una realidad. A continuación vamos a hablarte del metaverso.

Lo que debes saber sobre el metaverso

En 1992, el escritor Neal Sephenson publicó una novela de ciencia ficción titulada Snow Crash. En ella se mostraba un mundo distópico en el que se introdujo, por primera vez, la idea del metaverso. El concepto de “metaverso” consiste en un universo creado en el ciberespacio en el que, a través de la realidad virtual, se puede disfrutar de diferentes experiencias compartidas junto a otros millones de usuarios. Todos aquellos que tengan cierta experiencia dentro del campo de los videojuegos estarán más que familiarizados con la idea: desde el extinto Second Life hasta el videojuego infantil Roblox, pasando por el exitoso título “nintendero” Animal Crossing: New Horizons. Todos estos videojuegos han integrado, a su manera, elementos propios de un metaverso.

Una de las características más llamativas que deben integrar los “metaversos” que vayan a desarrollarse en la actualidad se trata de la enorme escala que deben poseer. Esta versión de la realidad virtual debe ser capaz de soportar la presencia e interacciones que puedan producirse entre millones de personas. Además, también deberá ser accesible y con interpolabilidad: hemos de poder entrar a este metaverso a través de cualquier dispositivo o sistema operativo, manteniendo en todo momento nuestra identidad y cartera digitales, para que nuestros activos digitales sean usables e intercambiables en todo momento.

Y es que, en lo que se refiere a activos digitales válidos en cualquier rincón del metaverso, su diseño resulta uno de los pilares más ambiciosos pero más importantes para posibilitar la construcción de una economía virtual. En este apartado es donde pueden cobrar sentido los NFT (tokens no fungibles), de funcionamiento basado en las cadenas de bloques y conocidos por operaciones tan pintorescas como la venta de un tuit o de pequeñas animaciones en archivos GIF. Mediante el uso de esta tecnología se permite dar una identidad única y un propietario específico a cualquier clase de activo digital, lo que ha posibilitado estas operaciones antes mencionadas.

El metaverso en la actualidad: ¿estamos cerca de vivirlo?

Tras una charla que se dio lugar en el podcast de la publicación estadounidense The Verge, Mark Zuckerberg ha dado lugar a un sinfín de titulares al anunciar su visión de crear un metaverso. El mismísimo CEO de Facebook definió el metaverso como un “Entorno persistente y sincrónico en el que podemos estar juntos” que, según declaraba, será una especie de híbrido entre las plataformas sociales que conocemos a día de hoy, pero en un entorno mucho más inmersivo.

Según declaraba estas últimas semanas, Zuckerberg pretende convertir Facebook en una “empresa de metaverso“, anunciando la compañía recientemente la creación de una gama de productos metaverso. Según el CEO de la red social, la tecnología de metaverso se trata de “la sucesora de Internet móvil”.

A pesar de todo, Facebook no es la única compañía que ha decidido mojar sus pies en el desarrollo del metaverso. Sin ir más lejos, la multinacional Nvidia está ultimando el desarrollo de Omniverse: una plataforma para conectar mundos 3D en un mundo virtual compartido, con simulaciones de partículas, fluidos, materiales, elasticidades y cables que obedecen las leyes de la física. Empresas como BMW están aprovechando esta plataforma para estudiar diferentes modelos de negocio a través de simulaciones avanzadas del mundo real. La firma de arquitectos de Norman Foster también está utilizando el Omniverse de Nvidia para simular los efectos del paso del tiempo en sus edificios.

Otros ejemplos de apoyo hacia el desarrollo del metaverso incluyen:

  • El gigante de la tecnología Microsoft anunció que su empresa está trabajando en el desarrollo de un “metaverso empresarial“.
  •  Epic Games llevó a cabo una financiación de mil millones de dólares en abril para apoyar sus ambiciones en lo que respecta a la creación de un metaverso.
  • El capitalista de riesgo Matthew Ball lanzó un fondo cotizado en bolsa para que la gente pudiera invertir en empresas dedicadas al espacio metaverso

A pesar de que, debido a las limitaciones tecnológicas actuales, todavía nos encontremos lejos de crear un metaverso como el descrito en 1992 por el autor de ciencia ficción, lo cierto es que parece ser el rumbo que los miembros más importantes de la industria tecnológica buscan seguir. Esperamos que la llegada de un metaverso en los próximos años sea una realidad y no suponga el advenimiento de una distopía, sino que pueda abrirnos las puertas a grandes experiencias que puedan mejorar considerablemente nuestra calidad de vida.  

Open chat
Necesitas Ayuda?
Hola
Podemos ayudarte?